Introspección de una treintañera

!Hola! Soy Cecilia, la creadora y escritora de este blog Caóticamente Yo y la principal protagonista del sinfín de posts que ponga por aquí. Esperando que se diviertan y porque no, se identifiquen con cada aventura.

Y dándole introducción al blog, empezaré con Introspección de una treintañera porque desde este simple apartado es de donde podrás entender el viaje físico, mental e incluso espiritual que estoy realizando. ¡Vaya caos! ¿eh? Pues bien, te cuento que estoy en la edad en la que socialmente debería de tener ya: esposo, hijos, casa, coche, mascotas, el trabajo soñado y muchas responsabilidades y múltiples compromisos con lo ya mencionado para ser una mujer “completa”, “exitosa”, “protegida”, “desarrollada” y otros adjetivos más, que si me pongo a enlistarlos, serían un dechado de virtudes de no sé quién, pero míos seguramente no. ¡haha! Porque a estas alturas de mi vida no tengo aún nada de lo que tanto la sociedad como mi familia esperarían que ya tuviera y aun así soy un dechado de virtudes que me hacen ser libre, feliz y capaz de lograr todo aquello que quiero. Y he aquí en este punto en el que a finales del 2016 por situaciones varias – ya se las iré contando – empecé este viaje de introspección en el que literal estoy viajando por territorios opuestos al que radico, de la mano de mi Coach de Vida Belén Leal, del apoyo de muchos, pero sobre todo con el entusiasmo propio para lograr esta introspección.

Introspección. Se trata del conocimiento que el sujeto pueda adquirir de sus propios estados mentales, o sea designada la situación, para un sujeto dado, de observarse y analizarse a sí mismo, interpretando y caracterizando sus propios procesos cognitivos y emotivos

Si bien la definición dice que es observarse y analizase a sí mismo, y esto claramente puede ser desde cualquier lugar, pues es precisamente desde cualquier lugar que lo estoy haciendo – como una de sus muchas maneras – al viajar por el mundo. Pero ¿Por qué viajando y no desde la comodidad en la que vivía? ¡Sencillo! Porque hay que romper el molde inicial e incomodarse un poco para empezar a cuestionar hasta lo más evidente y obvio. Y por otras razones que las irás conociendo en el camino del desarrollo del blog, y que no panda el cúnico – como diría Chespirito.

Y a mis 34 años porque fue a la edad en la que se desencadeno realizar esta aventura de mi vida, juntando así 2 grandes cosas: mi deseo por viajar por el mundo y mi introspección.

Un comentario en “Introspección de una treintañera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s