¡La negatividad tiene olor!

Así es ¡la negatividad tiene olor! o mi particular obsesión por la organización y limpieza es tanta que ese “olor” en específico me atrae como sabueso detectando algo, ¡no lo sé!, pero veamos de lo que estoy hablando…

Es bien sabido que el aura o la energía de las personas tiene un color, y cuando andas totalmente negativo su color es el negro. Pues bueno, yo creo que la energía de las personas también tiene olor – y no estoy hablando del olor de su perfume o loción o de la limpieza personal-. Estoy hablando del olor de la energía de cada persona. Me ha tocado detectar personas con un olor a menta, otras a tierra mojada y otras tantas a flores, curioso ¿cierto?

Pues bien, últimamente he andado detectando un olor un tanto fétido, como echándose a perder. Y creo estar segura de que es el olor de la energía de la persona y no del lugar. Me atrevo a aseverarlo porque el departamento en donde estoy está aceptablemente limpio, además, parte de mis tareas es mantenerlo así. Pero, desde que llegue aquí no me he sentido totalmente cómoda ni he logrado tener ese sentimiento de “hogar dulce hogar” a pesar de todas las comodidades y beneficios que tengo.

Mi host es amable, intenta ser gracioso, pero no le sale… y cierta frustración profesional lo hace estar en un humor hostil el 90% del tiempo con una exagerada presión sobre los niños de la casa – sus hijos -. Los intimida, los hace sentir culpables, les exige perfección, que a mi apreciación es tenerlos como “niños robot”… porque son contadas las veces que a los niños los he visto divertirse, reírse y estar contentos, es decir, todo lo que un niño feliz haría y tendría libertad de hacer. Y ese comportamiento de él hacía los niños proyecta toda su energía negativa, misma que hasta un olor está esparciendo; y sin mermar la mía, de cierta manera está afectándome un tanto, porque:  1- no es nada agradable estar en un lugar con una energía ambiental así, 2- no puedo hacer nada por los niños, solo animarlos un poco desde mi trinchera, 3- me parece injusto su falta de control emocional vomitándola en los niños de manera que los tiene temerosos de todo.

Yo suelo ser una persona bastante adaptable a las situaciones, pero de esta quiero correr lo más pronto posible. Claro que estoy poniendo atención de aquella lección que me quiera dejar, pero por más pensamientos y energía positiva que yo tenga y trabaje diariamente tanto con mi practica de meditación y yoga, y mi conciencia e intuición activa,

hay situaciones de las que detenerte ahí más tiempo de lo incluso acordado no es para nada aceptable. 

Un comentario en “¡La negatividad tiene olor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s