Viviendo con niños robot

El título de este post puede sonar bastante fuerte, pero así es como estoy percibiendo a los niños de la casa en la que estoy viviendo actualmente. Y me da bastante pena tener que hablar de ellos de esta manera, pero es la experiencia por la que estoy pasando en estos momentos, y son parte de ella.

Yo no estoy en contra de la programación mecanica de secuencia de pasos cuando te ayuda a mejorar los resultados que buscas, pero cuando utilizas esa manera para así criar a unos niños de 10 y 8 años me parece completamente patético y fuera de lugar. Estoy por cumplir un mes de workaway con esta familia y como lo comenté en el post ¡La negatividad tiene olor! no me siento nada cómoda en este lugar. Es la primera vez en mis 34 años que veo a unos niños tan programados a una supuesta “preparación” para su vida que toda su hermosa niñez pareciera que no importa. No se les permite ser niños felices, plenos y contentos, ellos no tienen permitido divertirse a carcajadas, gritar, jugar siendo escandalosos, correr o ir y venir porque están excitados con lo que están haciendo. Todo lo contrario a esto, tienen que permanecer siempre en silencio, no ser inquietos ni mucho menos ser extrovertidos, es decir, no tienen derecho y libertad de mostrar la naturaleza de su personalidad y su edad.

niñodeprisaLos tienen colmados de estrés, presión y agobio por estar siempre ocupados, haciendo “proyectos” o “estudiando”. Aquí no se les permite “perder el tiempo” -y para esto se les pone un reloj enfrente -, tampoco se permite “nada en alto volumen” – ¡increíble! ¿Cierto? -. Ellos tienen que estar ocupados todos los días desde que se despiertan hasta que se van a dormir. Ni los fines de semana -y aquí sí que he metido mi cuchara – pueden ser diferentes; a su corta edad me parece que tienen una vida muy acelerada y sumisa a la vez.

Ellos son muy obedientes, amables, inclusivos pero muy tímidos. Por un lado, los independizan – ellos preparan sus mochilas, a veces preparan su propia cena – pero por otro lado también los inutilizan – no saben cortar la comida –. Hace días pregunté si ellos bajaban al parque que está cerca de los condominios – que he visto al caminar por el vecindario – y me dijeron: “sí van a los parques, pero a los parques grandes y porque se van a ver con algún amigo de la escuela; a estos, no van porque no conocen a nadie” y mi respuesta fue: “¿pero de qué hablas? ellos están en una edad en la que socializan con cualquier niño, les conozcan o no.” Pero en situaciones como esta y otras más, ni que decir, no puedo meterme o intentar hacer alguna sugerencia porque los adultos simplemente no están abiertos a algo más de lo que ellos creen que debe ser.

Por ejemplo, un sábado nos quedamos solos toda la tarde, los niños y yo, les pregunté si querían ver alguna película – usando mi cuenta de Netflix, obviamente – y en su afirmación les propuse salir a comprar jugos, golosinas y palomitas de maíz. Terminaron de hacer sus deberes – eso entendí yo – y preparamos todo para que ellos pudieran ver la película que querían; esa tarde la pasamos bastante bien, ellos comieron y rieron disfrutando viendo la película que eligieron, y yo por mi lado viendo mis redes sociales y una serie que había empezado un día anterior. Todo parecía bien, hasta que llegó mi host, les mando llamar; no sé qué tanto les decía porque lo decía en rumano, pero si entendí el tono de voz y el cambio de actitud tremendo de los niños: de estar riendo relajadamente, a ponerse serios casi al punto de llorar. No terminaron la película, y se sentaron a estudiar.

Algo que si admiro de aquí, es que a los niños no los tienen idiotizados con aparatos. No tienen iPad, celular, laptop, Nintendo, PlayStation, etc. como he visto en muchos otros hogares, por ningún motivo razonable o no. La respuesta directa es “no tienen edad para tener aparatos como esos”, los tendrán a su debido tiempo. Y estoy completamente de acuerdo con esta idea, pero no con la idea de presionarlos hasta el punto de olvidar que son niños.

Un niño feliz es inquieto, juguetón y curioso de todo; y tiene que vivir todo esto en su edad y momento, y no hasta que terminé su preparación para la vida adulta.

Yo aún no tengo la dicha de ser madre, tampoco tengo aún las dificultades para serlo de la mejor manera posible, pero sí creo que cada etapa de la vida es importante vivirla tal cual es. No nacemos sabiendo cómo ser papás, pero ahora incluso puedes documentarte para hacerlo lo mejor posible. Así que, por favor, cuidemos a nuestros niños, y dejemos que sean niños sin dejar de confiar en las capacidades que ellos tienen para desarrollarse en cada etapa de su vida.

Un comentario en “Viviendo con niños robot

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s