Solo por él regresaría… ¡lo extraño tanto!

Increíble, pero cierto. No hay persona, lugar, ciudad, comida o situación que extrañe tanto como extraño a mi perro. Para ser más precisa, a mi perrhijo.

Llegó a mi vida hace 5 años con tan solo 2 meses de vida. Y no llegó siendo mío, pero se convirtió en mi perrhijo en poco tiempo. He sido en su vida el humano que más lo ha mimado y querido; no quiero decir que mi ex pareja y su hijo no lo quisieran – de ese tiempo -, pero la conexión que hicimos Chucho – así se llama mi perro, y no se lo puse yo; como dije, no llegó siendo mío al inicio – y yo ha sido completamente única y especial.

Él no ha sido el primer perro que cuido y tengo, de hecho, años antes de su llegada existió Molly – una chihuahueña que ahora está en el cielo de los perritos – y que pasó a ser perrhija de una de mis hermanas – a la que no le gustaban los perros, pero la amó con toda su alma ¿qué tal? -; pero con Chucho aprendí mucho más sobre su especie, las mascotas y el cómo se convierten en parte de tu vida. Porque recordando el consejo de mi hermano M:

Cuida mucho de ese perrito; no lo abandones como lo hiciste con Molly; ellos son una proyección de sus amos; son una responsabilidad más en la vida de su amo.

Cualquiera que nos haya conocido, podrá confirmar que mi amor y cuidado por él ha sido con tantísimo amor. Tanto amor, que no dejo de extrañarlo. Y dejando claro, no lo abandoné, es solo que no pudo ser parte de mi decisión de viajar por el mundo, quedándose al cuidado de una muy buena familia, siendo esta su familia provisional. ¡por si les quedaba la duda, haha!

chuchitoChucho es un perrito – raza yorkshire terrier – bastante noble y juguetón, independiente y divo. Para él cualquiera que se le acercará era bueno, y materia de juego. Él no le ladraba a nadie, ni al cartero, solamente a mí: para que le diera agua o comida, para que lo mimara o para que solamente lo estuviera viendo a él. Y no se diga la hora de salir a pasear, su ladrido era “vámonos, porque vámonos”. ¡oh! ¡extraño sus exigencias!. También quería a los niños, pero si estos se ponían muy fastidiosos con él, les empezaba a gruñir de rechazo. ¡haha! ¿se parecerá a su dueña?…

En alguna ocasión pensé que Chucho tal vez era la reencarnación de mi padre, porque hasta el momento son a los únicos a los que les he cantado o hecho canciones para mostrarles mi amor. Para algunas personas será una mascota más, para mí es y será, un ser vivo que es parte de mí y de mi vida; en el momento que decida establecerme en algún lugar – el que sea -, Chucho vendrá a vivir de nuevo conmigo, por nada de nada ni nadie del mundo lo dejaré atrás. Quién me quiera, nos tendrá que querer a los dos ¡aush! ¡haha!

chuchomami

2 comentarios en “Solo por él regresaría… ¡lo extraño tanto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s