Viajando como workaway

¿Qué cómo le estoy haciendo para viajar? ha sido la pregunta que algunos me han hecho, tanto en persona o por mensaje, y la respuesta nunca ha sido un secreto, pero ahora se los compartiré a todos.

Cuando llego a un destino y me quedo por un período largo – un mes o más -, lo estoy haciendo por medio de workaway. ¿Y qué es workaway? Es hacer voluntariado en algún destino de tu interés con alguna o todas tus competencias y habilidades; siendo un intercambio de “trabajo” – no remunerado con dinero – por hospedaje y comida – incluidos wifi en el lugar y lavandería -.

¿Qué te permite viajar siendo voluntario? Ahorrar, así de simple – no te estás desembolsando en cada viaje el gasto de hospedaje y comida, entre otros pequeños gastos -, porque usas de 4 a 6 horas de tu día, unos 5 días a la semana en ayudar con algunas tareas al anfitrión con el que hayas contactado o te haya contactado.

¿Qué beneficios te da viajar siendo voluntario? Además de salirte del bullicio de las partes turísticas, te conectas con el local del lugar, sus usos y costumbres, ideas, formas, cultura, tradiciones. Te sensibilizas de una manera extraordinaria de lo que algunas veces nos parece obvio, pero no es así, además de ver que los problemas o dificultades pueden ser los mismos de dónde vienes, pero los manejan de una manera muy diferente.

¿Qué más incluye viajar siendo voluntario? Conocer gente de todo el mundo, hacer amistad, compañerismo, camaradería, y por qué no, algún romance en tu camino. Uno nunca sabe ¡haha!

¿Qué no incluye viajar siendo voluntario? Tu propia diversión, es decir, si está es con costo es de tu bolsa, tus trayectos al lugar, tu seguridad física y médica, tu visado, tus gastos personales – de la índole que sean -.

Mis voluntariados hasta el momento han sido así:

  • Guelmim Marruecos – enseñar inglés
  • Basilea Suiza – organizar interior de una casa y pasear con el perro
  • Ploiesti Rumania – enseñar inglés a los niños de la casa
  • Sofía Bulgaria – limpieza y recepción en hostal

Entre cada workaway que hago, trato de darme una semana de “vacaciones”. ¿Porqué? Porque, aunque las tareas que se realizan en el voluntariado no son pesadas, al final hay cierto desgaste tanto físico y/o emocional. Se convive con “otros pequeños mundos” – mentales por supuesto -, que a veces te toca hacerla de consejera, psicóloga, nutrióloga, mamá, o simple escucha ¡haha! así de esas, y es cansado.

El lugar al que llegues siempre tendrá lo necesario, pero, olvídense de encontrar algo tan de su gusto o acogedor cómo lo que tienen en sus hogares. Algunos lugares serán más cómodos o limpios que otros; así que hay que estar abiertos a lo que sea que te encuentres y arreglarlo a tu mejor confort. Te puede tocar un dormitorio privado o compartido, espacioso o reducido, comida local y básica o comida gourmet todos los días.

Viajando, tus propios hábitos viajan contigo.

Y sí se animan a viajar más allá de la forma turística, pues aquí tienen una de las muchas formas de hacerlo. Yo por lo pronto me voy a dar un espacio de dos meses para viajar sin workaway, viene mi cumpleaños y se me antoja viajar “low cost” pero caminando y respirando más el lugar. Sigo sin fecha de regreso a mi país, y con el ojo atento en Asia. ¡yeiiii!

Para más detalles, no duden en visitar el sitio: www.workaway.info

 

Un comentario en “Viajando como workaway

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s