Coqueteo Internacional

Me atrevo a asegurar que para much@s es de su conocimiento y uso, la aplicación Tinder ¡no me digan que no, que no les creo!, si hasta yo la he usado ¡haha!

Sí la usas en el lugar en donde vives, te sirve para muchos propósitos, todos y cada uno de ellos totalmente aceptables: follar una noche, follar varias noches, salir a tomar unos tragos, hacer amigos, una relación seria y duradera, sacudirte el aburrimiento, subirte el ego, y muchas otras más. Y puede ser tan divertida y/o tediosa según el prospecto en ocasión, ¿cierto?…

matchtinderY sí la usas cuando estas viajando – con la cuenta activa, te manda prospectos según tu ubicación -, ¡qué locura!, eres candentemente más tentador@; eres ese diferente denominador del país que estás visitando, que todos quieren conocer y tener algo más de ti ¡por supuesto!; pero para serles sincera “usar la aplicación mientras estoy viajando” pasa de mí. ¡haha! La tuve activa en Alemania, Francia, España y Marruecos, y en algunos momentos de ocio me puse a darle «me gusta» al que me gustará a primera vista, según su foto de perfil – que así de frío es esto -; platiqué con algunos, pero con ninguno llegué hasta el punto de encontrarnos. Aunque soy pro de la tecnología por todos sus beneficios y ayudas – para conocer a alguien, no me laten y no creo necesitarlas-.

Por fortuna, simpleza o mero carisma, en vivo y en directo me ha tocado conocer a un sin fin de personas – en su mayoría hombres -: en el avión, en la fila del café, en el gym, en el parque, hostales, escuelas, y también en los voluntariados que he hecho. Y aunque esto no es de todos los días, todas las semanas, incluso todos los meses; cuando ocurre y es así, en vivo y en directo, suelo disfrutarlo mejor. La conexión intelectual, mental, física o emocional y el coqueteo son una exquisitez.

besocoquetoNo les voy a volver a hacer mi recuento viajando, lo pueden ver de nuevo en Aniversario viajero; pero si les voy añadir lo más nuevo. Mientras estuve en Nepal no me interesé en nadie, no busqué a nadie, no me fijé en nadie ¿por qué?, porque aparte de vivir y disfrutar el país, mi todo yo estaba enfocada en Turquía Por esos ojos verdes… intentando tener una relación a distancia y alimentar un amor – bastante dudoso -, hasta que la bolita encantada se estrelló y se acabó. Y claro que triste y lastimada por la decisión tomada, decidí vivir mi momento, ver lo que tenía enfrente y sentir, ver y vivir libremente, que aunque mis sentimientos estaban en Gökhan – no se acaban de la noche a la mañana -, y no le debía una fidelidad establecida o pactada, me permití conocer a la persona cerca de mi – y no es que no conociera a los demás, la diferencia fue “la atracción” -; y puedo decir que fue de lo más enriquecedor y gratificante.

Conectamos muy fácil, nos mostramos tal cual, sin máscaras – alguna diferencia o limitante por el idiom-, pero en general éramos nosotros mismos -, en una semana hablamos de nuestra familia, nuestros amigos, nuestros proyectos de vida, nuestros pensamientos o creencias en diferentes circunstancias; ¡y claro! también coqueteamos. Podíamos compartir el espacio sin sentirnos presionados por la presencia del uno o del otro; mientras uno leía, el otro dormía; mientras uno descansaba, el otro escribía; mientras ambos descansábamos, el silencio no incomodaba. Desnudamos nuestra personalidad sin juicios ni señalamientos. Pasaron unas cosillas, pero los dejaré picados con eso ¡haha!. Lo que sí les voy a decir, es que en mi última noche no pude evitar abrazarle y decirle “gracias por lo maravilloso que la hemos pasado”; le conocí mucho más a él en una semana, de lo que conocí de Gökhan en meses.

Y para que vean lo que es coquetear internacionalmente – en vivo y a todo color -, aquí les dejo las nacionalidades con las que he intercambiado hasta el momento:

Alemán, marroquí, suizo, checoslovaco, libanés, turco, francés.

No siempre tenemos lo que queremos, pero si lo que necesitamos.

En mi corazón sigue estando un turco, pero en mi mente está un francés que me enseñó a conectar y a vivir el momento. No todo es amor, no todo es sexo; pero con la combinación de emoción e intelecto, qué ligero es estar y también irte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s