Crisis existencial: no sé dónde quiero vivir

Sí han leído mis publicaciones anteriores, recordarán que en algún momento comentaba que después de Corea y Japón – mis países de ensueño -, ya podría decidir el siguiente paso: “empezar de nuevo en un lugar nuevo”.

Haber llegado hasta Japón, y haber visto lo que he visto – claro que aún me faltan muchos más países por visitar… algún día -, ¡me tiene indecisa! ¡no sé dónde quiero vivir!

Sonará muy utópico, pero me gustaría vivir en un país como se los describiré a continuación; sí alguno sabe de algún país que llene estas características y yo simplemente lo estoy pasando por algo, ¡por favor, díganme!:

Me gustaría vivir en un país que sea tan limpio, seguro y ordenado como Corea; con aceras tan grandes como Japón porque puedes moverte en bicicleta o caminando sin ningún problema; en un país tan verde en naturaleza como Nepal; tan diverso en arquitectura, culturas y religiones como Turquía; con ruinas tan históricas como Grecia; con historia tan memorable pero también recuperable como Rumanía y Bulgaria; con valles y campiñas tan confortables como Suiza; con la puntualidad y reciclaje de Alemania; con la diferencia social de Marruecos; con la calidez y vida de España; y la elegancia y majestuosidad de Francia.

Además, con la lealtad de la gente de Alemania; la felicidad de la gente de Nepal; de la guapura física de la gente de Turquía – Oh dios! esos otomanos -; la amabilidad de la gente de Marruecos; la cordialidad y ayuda de la gente de Japón; la amistad de la gente de Corea; la simpatía de la gente de Grecia; la vibra de calidez y fiesta de la gente de España; el sarcasmo de la gente de Francia; la ambición y protección de la gente de Suiza; la resiliencia de la gente de Rumanía y Bulgaria; y por supuesto con el amor, camaradería, entrega y calidez de la gente de México – no crean que me estoy dejando fuera del juego ¡haha! –

Como se darán cuenta, ningún país es perfecto. Todos y cada uno de ellos carece de algo, algunos tienen mejor economía, seguridad, infraestructura, sociedad, libertad, cuidado, protección, educación, cultura, historia, etc., que otros. Pero su gente se adapta, se transforma o simplemente se queda esperando que algún “milagro” ocurra para hacer algún cambio. Todos y cada uno de ellos tiene algún rezago social: que si el patriarcado, que si los derechos de equidad, que si el matrimonio, que si la familia, etc.

Nos condenamos culturalmente hablando, cuando somos nosotros los que hacemos la cultura en la que vivimos y no la cultura nos hace a nosotros.

Y después de todo, es cierto ¡no sé dónde quiero vivir!. Me encanta mi país; que no quepa ni la menor duda; pero quiero continuar en otro lado – claro que visitando mi país de vez en cuando, lo que ofrece no lo ofrece ningún otro -, pero ese reto de empezar de nuevo, lo quiero tener.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s