Domingo 7, ¡viajando!

Sí a estas alturas de mi vida, osease, a mi divina edad, les saliera con la sorpresa “tendrán sobrin@ en 9 meses”, más que hacerme drama del ¿por qué? ¿cuándo? y ¿quién es el padre?, yo creo que me harían fiesta y hasta me estarían organizando el babyshower ¡hahahaha!; ya saben, socialmente hablando ando bastante tarde en este tema de la maternidad.

Pero no, no les tengo nada que tenga que esperar 9 meses en llegar; en cambio, si les tengo que compartir que viajando he tenido 3 deslices que pudieron tener como resultado un bebé. ¡Plop!

Esta de más decirles que viajando se conoce a muchísima gente; gente local del país que se visita y por supuesto, viajeros. Y que con algunas personas se crea más conexión – sexual, mental, intelectual, viajera, etc. – que con otras. Porque es simplemente lógico y natural que suceda en cualquier tipo de viaje que se realice. Conocer gente y con algunos “tener algo”.

Primer desliz. Un bebé México – Alemania; el reencuentro, la emoción y por supuesto, la calentura por poco hacía que se nos olvidará la protección. ¡haha! Reaccionamos pronto y asunto resuelto. De lo contrario ya tendría al chamaco conmigo de un año de edad.

Segundo desliz. Un bebé México – Turquía; una relación, un enamoramiento y un sentido de “aquí es” me puso muy suelta y relajada; o sea, pues ¡qué más da! si pega, “estoy lista”. Pero no pegó, no sucedió. En cambio, me tuvo un poco estresada que mi período se tardará en llegar 3 meses y las pruebas de embarazo dijeran ¡negativo!.

Tercer desliz. Un bebé México – Francia; una noche de copas, una noche loca… con una atracción sexual latente de convivir día a día y compartir cuarto; todo estaba bien hasta que dijo “¡se rompió!” – y yo sin tener la más mínima noción de qué día de mi ciclo era -, la reacción no me despeino ni me alteró; de lo más tranquila dije “la pastilla del día siguiente lo resolverá”. Y a los cinco días el visitante mensual llegó.

Pero, en ninguna situación he estado buscando quedar embarazada; ni ahora ni cuando empecé mi vida sexual – ya mayorcita de edad -; pero honestamente ahora no me asustaría o dramatizaría la vida quedar embarazada, tanto planeado como por “ups” – aunque personalmente este segundo no es para nada lo más deseable -, pero en cualquiera de los casos lo recibiría con mucho gusto.

Y sí que he tenido momentos en los que mi instinto maternal está muy activo, y yo misma me siento receptiva a jugar ese rol – sí sí, aún y que no hay nadie en mi vida -; pero otras veces me contesto a mí misma “no es momento, y no sucede porque no es momento”; como si todavía no necesitará cubrir ese rubro. Por lo que me apaciguo y continúo fluyendo con mi vida tal cual va sucediendo.

Y ¿quiero ser madre algún día? ¡sí!, si quiero. Pero no tengo ni la más remota idea de cuando sucederá eso, y mucho menos el cómo – situación o circunstancia -, así que solo sigue seguir practicando en ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s